Es gracioso saber que la psicología inversa la utilizamos más de lo que pensamos. Busca influir en alguien para que una persona haga algo sugiriendo o comentando justamente lo contrario. 

Un ejemplo es si tu quieres que alguien pise la linea amarilla que está en el suelo, tu le puedes ordenar que no lo haga. Sin embargo el individuo muchas veces lo hará de forma instintiva.

A veces necesitamos que algo suceda muy mal para que hagamos lo completamente opuesto. De esta forma se busca traer el resultado contrario.

A menudo, las personas toman ciertos comportamientos que les producen problemas. Sin embargo, en muchas ocasiones ni siquiera entienden que han estado haciendo para llegar a ese punto.

Algunos podrían creer que las profecías auto-satisfactorias son las culpables. Esto no es del todo así.



Principios de la psicología inversa

Justo antes de enfocarnos en los 4 pasos para usar la psicología inversa, discutamos un par de principios importantes.

La psicología inversa en Sevilla, como todas las formas de conversación, sólo puede ser buena si se realiza adecuadamente.

Si es demasiado evidente, se pierde la oportunidad de afectar a alguien que responde sabiamente a las peticiones directas.

Podemos pensar que este tipo de comportamiento es inofensivo. Sin embargo es un tipo de manipulación y se debe tratar con cautela.



¿Cómo se puede realizar este tipo de influencia?

Una de las principales cosas que descubrirás sobre el uso de la psicología inversa es que no funcionará con todo el mundo.

Encontrarás generalmente dos tipos de hombres y mujeres: personas obedientes e individuos resistentes.

Las personas resistentes son más prejuiciosas, hastiadas. Son más “viscerales”. En cambio las personas obedientes tienen una tendencia a seguir la recomendación de sus allegados.

Si quieres usar la psicología inversa, tienes que elegir con qué tipo de hombre o mujer vas a trabajar.

Aún así tienes que entender que por mucho que lo intentes, la persona conserva su libre albedrío. Es decir decidirá ir en cualquier dirección que elija haciendo uso de sus decisiones.

El hecho de que una persona se haya inclinado hacia la psicología inversa en el pasado no indica que pueda volver a hacerlo más adelante. No coloques todos tus huevos dentro de esta cesta.

Por tanto, es posible que alguien que había sido previsible antes haya adquirido una nueva formación.



Cuando decidir usar la psicología inversa

Tendemos a utilizar la psicología inversa mucho en los niños. Todo para conseguir lo que nos gustaría que hicieran.

Antes de decidir aplicar las tácticas de la psicología inversa en personas cultivadas, considere la razón para hacer esto?

Cuando es por el bien individual de la persona, si no tendrías que reconsiderarlo. Puede que descubras que solo con ser razonable y escuchar al individuo es todo lo necesario para conseguir su felicidad.

Y valdrá la pena considerar que cuando no lo reconozcan, podría haber una buena razón. Miren cómo el hecho de llevarlos a tomar medidas que en realidad no quieren hacer puede perjudicarlos.



Métodos para realizar esta técnica

¿Alguna vez has experimentado como si te engañaran para llevar a cabo algo en contra de tu voluntad?

¿Tu madre ha conseguido alguna vez que ordenases tu cuarto a pesar de que juraste que no lo harías? Puede que la psicología inversa actuase en esa ocasión.

La psicología inversa es un proceso que mucha gente usa para influenciar a cualquiera para que tome medidas de manera indirecta.

Sin embargo, no todo es psicología inversa es buena. Mucha gente usa esta habilidad para cambiar a otras personas. Que actúen diferente, en contra de sus amistades, de su familia, etc.

Es la mejor manera de experimentar la habilidad de la psicología inversa para el bien… no para el mal. Hay que ser consciente y tener cuidado.



Primer paso

Cuando se desea persuadir a alguien de algo, primero empiezas comentando los beneficios de forma sutil.

Le hablas de las opciones que permite aquello que quieres que haga. Por ejemplo imagínate que quieres que tu marido se vaya a la playa contigo este verano. Sin embargo el quiere ir a una ciudad.

Tu le comentas los beneficios de recibir los rayos de luz, la obtención de la vitamina B12 por el sol, la tranquilidad del mar, etc.

Aunque eso suena hermoso, realmente quieres verte morena y recibir algunos rayos de sol en esa playa de ensueño que has estado viendo en una web.

Puedes empezar a plantar las semillitas para este verano hablando de todas las cosas excitantes que podéis hacer allí.

Aconseja varias cosas que puedes hacer mientras navegas con los padres de tu marido y después de eso declina algunos pensamientos con respecto al viaje del crucero.

Siempre es mejor hablar más tarde de lo estresante que puede ser la ciudad, en este caso. Primero es mejor introducir en su mente la parte positiva.



Segundo paso

Habla con amigos cercanos en Sevilla cuando estés con el sobre su experiencia en la playa. Observar imágenes donde salga gente disfrutando de esos momentos en el agua, etc. Disfruta junto a él de las vivencias positivas de los demás en ese entorno.



Después puedes comentarle que realmente ir a la playa puede valer lo mismo que estar en la ciudad, etc. Todo por supuesto de una forma muy sutil y poco a poco.



Paso final

Puedes empezar ya a comentar que alomejor ir a la playa no es la mejor opción para gastar el dinero que duramente ha ganado este año.

Él va a empezar a pensar que podría estar en una ciudad que sabe que le gusta a él solo o disfrutar los dos en un playa relajante. Todo gracias a la información que le has introducido previamente.

Puedes decir cosas como, “puede que sea mejor pasar tiempo en alguna ciudad” en un tono algo indeciso, inseguro. El tono es importante ya que la información positiva de la playa que ya le comentaste lo hiciste en un tono firme y seguro, con claridad.



Asegurar bien la psicología inversa

Si de repente comenta que quizás estaría bien ir a la playa, sigue presionando para ir a la ciudad, en el mismo tono de antes.

En muchas ocasiones podrás ver que cada vez tiene más ganas de hacer tu plan deseado.

Recuerda no aprovecharte de tus intereses dañando los de la otra persona en Sevilla. Siempre hay que enfocarlo buscando el mejor interés de todos.

Hay muchas formas de utilizar la psicología inversa. Es cuestión de practicar y mejorar la técnica.